Como ya casi todos saben tengo un hijo que esta a punto de cumplir 12 años, estos 12 años fueron y son de gran aprendizaje para mi, no solo como madre a todo nivel sino en gran escala a nivel emocional. Soy una fiel convencida de que si nosotros mismos y las nuevas generaciones tenemos desarrollada la inteligencia emocional somos capaces de gestionar todo mucho mejor, las relaciones, los trabajos, las oportunidades y los problemas a los que nos enfrentamos también.

La empatía y la inteligencia emocional para mi van de la mano.

educar-inteligencia-emocional

En la época que vivimos por suerte desde la educación ya hay centros que educan desde este punto de vista aunque no son la mayoría sino la minoría. Nos queda mucho trabajo por hacer. Creo que el nivel académico esta obsoleto como prioridad en un centro educativo, la prioridad esta en la inteligencia emocional. En que los niños y niñas se sientan seguros de si mismos, en que puedan entender que les pasa en cada momento. Porque desde ahí se construye, si los niños pueden gestionar y entender sus emociones y las de los demás pueden ver un abanico mucho mas grande de posibilidades y de oportunidades. Y con esa consciencia, con esos valores puede construir una vida mucho mas enriquecedora y por lo tanto mas feliz.

Pero para potenciar y crecer desde ahí, nosotros los adultos y padres de las nuevas generaciones tenemos que ser conscientes y aprender a gestionar nuestras emociones para poder ser ejemplo de ello.

Un buen ejercicio es escucharnos, atender como nos sentimos, que emoción nos invade y poder sentirla y entender por que está ahí. Solo con el hecho de ser consciente (no de tapar o bloquear la emoción) permitimos que esta cumpla su función, la que sea y que tengamos la suficiente inteligencia emocional para entenderla y gestionarla sin que sea ella la que nos domine.

Cuando mi hijo está enfadado trato de hablar con él para que pueda escuchar y atender su enfado, ver que se lo provoca y que quiere hacer con el. Lo mas común que hacemos los padres muchas veces es decirles que basta ya, que no queremos verlos con esa cara, etc. Pero de esta manera solamente aparcamos el enfado, lo tapamos y no los ayudamos a gestionarlo.

A veces le digo que respire, que entiendo que esté enfadado y que si necesita liberar ese enfado que pegue a algún cojín y que luego, cuando esté mas tranquilo decida si quiere estar todo el día enfadado o si quiere poner el foco en algo que le guste mas. A mi esto me funciona y creo que es darle herramientas para ser responsables y atender sus emociones.

Tu como gestionas tus emociones y las de los pequeños de la casa? Me encantaría leer tus comentarios.

El próximo viernes si estás en Madrid puedes asistir al taller gratuito de acompañamiento transpersonal. Apúntate aquí.

Si lo que necesitas es una sesión de coaching transpersonal estaré encantada de acompañarte.

Que tengas una semana maravillosa!

Un abrazo

Malena

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s